Search.SearchTitle

Magazine

espíritu botanicals

Laura, 26 años, granjera orgánica

Mi cambio de vida de contable a granjera de productos orgánicos.


¿Qué es lo que motivó el cambio? Me dedicaba a hacer estudios contables y empecé a trabajando como contable. Sin embargo, mi pareja quería una vida más tranquila, cercana a la naturaleza, en contacto con nuestras convicciones personales. Hace dos años, conseguimos reunir la cantidad de dinero suficiente para darle a nuestro sueño una oportunidad: cambiar nuestra vida por completo y asentarnos como granjeras. Así que compramos una pequeña propiedad en el campo, un par de animales, y comenzamos nuestro propio negocio orgánico familiar. 


 ¿Cómo es tu vida a día de hoy? Manejamos nuestro pequeño negocio. Mi marido cuida de los animales y yo distribuyo todo lo que producimos en los mercados. Es verdad, no ganamos tanto dinero como antes, pero somos diez veces más felices. 


¿Algún consejo? ¿Conoces el dicho “el dinero no da la felicidad”? Bueno, pues es cierto para nosotros. Sí, nuestros ahorros nos permitieron alcanzar nuestros sueños en el pasado, pero solo era cuestión de tiempo que nos asentáramos en la naturaleza. Praderas desde allá donde alcanza a vista cuando abres la ventana – no tiene precio. Todos los días nos sentimos felices de la decisión que tomamos. 

Novedades

magazine